14 mar. 2010

Everyone wants my redemption...

Sus ojos brillan en la oscuridad incierta que da paso a la visión del deseo cabalgando sobre el destino...
Uno más con la sombra, poseído completamente por su influjo, aquel que camina fuera del sendero contempla el amanecer de mil soles y se derrumba en el suelo, quitándose el óxido del alma.
Toma su nombre de una leyenda olvidada, como tantos momentos hundidos en el mar de la locura, donde ella es libre y esquiva como una sirena de cristal.
Hace mucho que la lluvia azota su rostro, castigándole por rebelarse ante el orden y no caería en más desgracias por poner un pie en esas aguas en aparente calma...
La primera de las estrellas comienza a lanzar su fulgor al infinito y se ve obligado a entrar si no quiere perder sus recuerdos, antes de que todo desaparezca tragado por la luz.
Cierra los ojos y la brisa le atraviesa de lado a lado arrastrando los cantos de la estrella.
No hay vuelta atrás, contiene el aire...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu rastro...