13 mar. 2010

Cuarto Menguante de la Luna Roja

Lleva meses perdido en el vacío, gestando desvaríos e historias que nunca consigue terminar, tratando de inspirarse en los recuerdos que le ayudan a dormir, sintiendo como su dulce droga le provoca espasmos y le hace ver las estrellas, surrealismo puro, éxtasis entrópico, como de costumbre...
Y es consciente de que vive cada día como si fuera el último, siente cuervos sobre su cabeza, como guadañas a la espera de una señal imperceptible para caer en picado hacia su cuello.
Su mano busca a tientas el camino de vuelta entre tanta naturaleza imposible, pero descubre que se han convertido en garras, como la bestia que es, un lobo solitario extraviado en sus propios sueños.

1 comentario:

  1. Magnífico. Sólo puedo decir eso. Ha sido una grata sorpresa encontrar tu blog esta mañana. Espero poder seguir siendo partícipe de tus escritos. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu rastro...