27 mar. 2010

Unfair judgement

La demencia ha entrado en el salón
con su traje rojo de seda
y aguantando las lágrimas
sólo puedo hacer el amor con mis recuerdos



2 comentarios:

  1. Notaba su piel fría y dura, su pecho desnudo, e intuía por primera vez que aquello acabaría pesando sobre mí como una maldición, que aquello, todo aquello, no era más que el prólogo de una eterna, ininterrumpida ceremonia de posesión.

    ResponderEliminar
  2. Mientras te dejo mi cuerpo te clavo las uñas en la espalda, y no solo eso, cualquier objeto punzante k tuviera cerca servia.... sangras y la hago mía, tu sangre saliendo a borbotones sobre mi, chorreando por mi pálido cuerpo desnudo... por mi pecho... me haces gritar, me atas a la cama y me torturas (me gusta pero no lo afirmo no quiero que te des cuenta...) Saca la bestia k llevas dentro, deja salir tu lado sádico y da rienda suelta a todos esos oscuros pensamientos... hazlos realidad, solo por esta noche...

    Me abofeteaste una vez, te mordí la oreja, sangrabas, me cortaste los tendones de Aquiles para k no pudiera escapar al otro mundo, pues era un demonio... Súcubos.

    Aquella noche nos desangramos los dos, me rajaste el cuello, pasando la tijera cerca de la aorta, casi casi (me encanta pero lo niego)que morbo. Con dos cuchillas, una en tu boca, otra en la mía, fundido beso de roja pasión, con mas sangre que en el corazón, aun latía por ti. Siempre tuya.

    Y con las lenguas rajadas una y otra vez entrabas y salías una y otra vez en este demonio agonizante... y otra y otra mas y mas (sigue por favor no pares) todo el cuerpo bañado en sangre... mas... te quiero.

    Y si dejamos todo esto a un lado y simplemente....

    22/11/06

    ResponderEliminar

Deja tu rastro...