15 sept. 2009

The Green Eclipse: Viaje I

-¿Dónde estamos?
-Estás cegado por la luz, no lograrás ver nada, mas ante ti se extiende todo y a la vez nada.
-Tú moras dentro de mi, si conocías el camino, ¿no debería conocerlo yo también?, al fin y al cabo te he creado.
-En eso te equivocas...
-¿Por qué no me respondes entonces?
-Las respuestas siempre han estado aquí, incluso antes de existir todo lo que ves, pierdes el tiempo conmigo.
-Entonces, ¿por qué me sigues?
-Demasiadas preguntas, abre los ojos.
-No puedo, la luz me ciega.
-No esos ojos...
-¡Estoy aquí! ¡Es... es...!
-No puedes percibirlo aún en su totalidad, sólo tus verdaderos ojos han traspasado el umbral, tu cuerpo sigue fuera, así como tu estrella.
-¿Estrella?
-Es una manera de decirlo, cuando entres completamente el camino será mostrado ante ti y tendrás que seguirlo para no caer en la oscuridad.
-¿Qué clase de mundo es éste, qué realidad?
-Debo irme.
-¿Por qué?
-Ya has entrado, si das un paso me desvaneceré, este camino debes seguirlo solo.
-Sabes que no seguiré a la luz.
-Lo sé, por eso has conseguido entrar...
Ahí está... la Luna bañada en sangre sobre un mar en calma y en el horizonte, el lugar donde me guían los impulsos, un bosque de árboles sin hojas invadido por una niebla azulada.
Miles de alimañas observan inmóviles bajo el agua, esperando un paso en falso. No puedo volver atrás ahora...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu rastro...